top of page
MM paysage et cavalier  2.jpg

Meet the Team

Un equipo multilingüe a su disposición para ayudarle a crear su viaje a Mongolia

unnamed.jpg

Gerente general

Oyuntulkhuur

Badarmal - recad.jpg

Gerente del mercado español

Badarmal 

Bujin - recad.jpg

Gerente del mercado germanófono

Bujin

onon recad.jpg

Gerente del mercado francófono

Onon

bagii recad.jpg

Gerente del mercado francófono

Battsetseg

Misheel - Recad.jpg

Responsable de reservas

Misheel

Nandin -recad.jpg

ResponsableGerente del mercado italiano

Nandin

joel2.jpg

Director de empressa

Joël

Nuestros objetivos

Descubrir Mongolia de otra manera

Para empezar, Wind of Mongolia le invita a descubrir el país durante todo el año, con itinerarios específicos

para cada temporada.

Mongolia es el sueño de muchos viajeros deseosos de cambiar de aires, vivir aventuras y encuentros memorables. En verano, el país se llena de visitantes que han venido a sumergirse en un entorno natural casi intacto, experimentar el modo de vida nómada y viajar de una forma diferente, en jeep o a caballo. Este destino, que aún no ha sido tocado por el turismo de masas, se presta a los viajes fuera de los caminos trillados. A pesar de la inmensidad del país, muchas agencias se limitan a los "grandes clásicos" y se circunscriben a un eje Sur-Norte, con el Gobi meridional, las estepas centrales y la región del lago Khuvsgul, donde se encuentra la mayoría de los alojamientos turísticos.

Wind of Mongolia quiere diferenciarse de sus agencias hermanas, diseñando viajes con una fuerte identidad y un contenido intenso. Sitúa las riquezas que hacen única a Mongolia en el centro de sus viajes, jugando con la inmensidad de la tierra, el modo de vida nómada, las etnias cercanas a sus costumbres y la trashumancia para crear viajes únicos. Descubrirá una Mongolia auténtica, como pocos la han visto, durante todo el año. Olvídese de hoteles, campamentos de yurtas y cafeterías, o de sitios "imprescindibles" o "que hay que ver": Wind of Mongolia redefine el turismo y le lleva a un viaje de inmersión total en la cultura ancestral del país y sus impresionantes paisajes.

En verano, por supuesto, con itinerarios clásicos, o fuera de los caminos trillados, pero también y sobre todo,

fuera de temporada.

En otoño, durante los festivales

Despues del verano, los visitantes abandonan el país y la estepa recupera la calma. La intensidad de las actividades

de los nómadas disminuye y se alegran de ver pasar a los viajeros. A medida que bajan las temperaturas,

la pureza del aire realza la belleza de las luces otoñales. Es un buen momento para explorar la estepa.

Wind of Mongolia ha preparado una serie de viajes otoñales, basados sobre todo en festivales.

Desde finales de septiembre, diríjase a Bayan Ulgii, en el extremo occidental del país, para asistir al festival del águila

y sus competiciones entre águilas kazajas. En noviembre, la provincia de Khentii acoge el Festival de los 10.000 Caballos para celebrar este emblemático animal mongol.
 

En invierno, para unas vacaciones más intensas

En invierno, Mongolia adquiere una cara diferente, alejada de su ambiente turístico estival y mucho más auténtica. Es un periodo que encantará a los viajeros que no teman al frío y a las condiciones de vida llamadas "extremas".

El invierno es sinónimo de auténticas aventuras: disfrutar de encuentros lejos de los campamentos turísticos y de un cambio total de aires. Es el periodo en el que el sobrenombre de "país de los cielos azules" cobra todo su sentido: la luz es sublime, los cielos suelen estar despejados y se puede apreciar la belleza gélida y salvaje de las vastas extensiones.

Wind of Mongolia le invita a descubrir una faceta infravalorada del país gracias a sus extraordinarias excursiones y actividades. Entre las dunas de arena nevadas, las excursiones en camello, las expediciones en trineo, las extensiones nevadas y los ríos helados, seguro que hay algo con lo que maravillarse. El invierno es también un buen momento para conocer a las etnias locales que aún viven de acuerdo con tradiciones ancestrales: los kazajos, en el oeste, que cazan águilas, o los tsaatanes, criadores de renos, que pasan el invierno en el borde de la taiga, en el norte. Wind of  Mongolia le ofrece la posibilidad de sumergirse con estos pueblos en pleno invierno, así como excursiones a caballo en las que podrá unirse a los nómadas de la provincia de Arkhangai.
 

Primavera, la temporada de las flores y los pequeños

La primavera marca el regreso de temperaturas más suaves y cálidas, aunque el tiempo puede seguir siendo extremadamente cambiante. Con el deshielo del manto blanco que cubrió la estepa durante todo el invierno, el paisaje empieza a reverdecer y las flores comienzan a abrirse. Ésta es también la época de partos: los animales dan a luz a partir de finales de marzo. Los viajeros que se aventuren a viajar a Mongolia en primavera podrán ver crías de animales corriendo y pastando por toda la estepa.

Es el momento ideal para dejar que Wind of Mongolia le prepare un viaje a medida, ya que en esta época del año los nómadas aún no están demasiado ocupados y disfrutan conociendo gente nueva. Están encantados de dejar atrás el frío del invierno. A la mayoría les encanta la primavera: los nuevos nacimientos son el futuro de sus rebaños.

 

Viajes únicos y a medida

Wind of Mongolia organiza viajes a la carta, que puede personalizar según sus deseos, y le lleva a lugares remotos en épocas del año que la mayoría de los visitantes se pierden.

 

¿A qué espera para hacer las maletas?
 

bottom of page